Mi extraordinaria experiencia como una mujer despampanante

Durante los últimos cincuenta días, he estado viviendo una vida de belleza y encanto. Sin embargo, los tradicionales cumplidos comparándome con un día de verano o alabando mis labios como capullos de rosa se han convertido en cosa del pasado. En la era de la transparencia, los hombres prefieren ir al grano y expresar directamente su admiración, por eso son tan populares hoy en día las escorts bonitas. Palabras como “muy guapa”, “muy atractiva” y “súper linda” se han convertido en la norma.

 

Durante este tiempo, me han abordado más de seiscientos hombres, y su franqueza tiene su encanto. Sin embargo, ser una mujer guapa también tiene su lado oscuro. Algunos pretendientes se han pasado de la raya con frases como “Me gustaría llevarte a la cama” o “Tengo una relación comprometida, pero busco una chica para pasar el rato”. Aunque estas afirmaciones pueden ser sinceras y directas, son innegablemente espeluznantes.

 

Ahora, permítanme retroceder y explicar cómo me encontré en este papel de mujer atractiva. No fue premeditado, ya que en general no soy aficionado a la suplantación femenina. Sin embargo, el motivo fue la niñera de mi hijo de dos años, Michelle. Es una mujer absolutamente despampanante, del tipo que uno esperaría ver en un drama de Hollywood. Antes de que mi mujer y yo la contratáramos, creía que las niñeras tan sexys solo existían en la fantasía. Pero Jessica, cuyo nombre he cambiado para este artículo, no puede ser más real. Tiene el aspecto de Natalie Portman, una sonrisa que podría aparecer en un anuncio de cruceros y un vestuario lleno de adorables camisetas de tirantes.

 

Todo el mundo está asombrado por la belleza de Jessica. Entre nuestros amigos, su parecido con Natalie es un tema de conversación frecuente. De hecho, mi mujer incluso me ha dado permiso en broma para tener una aventura con ella. Por supuesto, esta oferta se hizo en broma, ya que sabe que no hay ninguna posibilidad de que Jessica esté interesada. Jessica es demasiado dulce, demasiado católica, demasiado leal y demasiado joven. Es como si me diera permiso para convertirme en futbolista profesional de la noche a la mañana.

 

Sin embargo, a pesar de su impresionante aspecto, Jessica sigue soltera. Esto nos llevó a mi mujer y a mí a sugerirle que buscara novio por Internet. Al principio, Jessica se mostró reticente debido a su timidez y escepticismo respecto a las citas por Internet, pero acabó aceptando la idea. Como alguien con experiencia en edición y redacción, me ofrecí a ayudarla a crear un perfil de citas, a cribar a los posibles pretendientes e incluso a escribir sus correos electrónicos. Básicamente, me convertí en su portero y guardaespaldas. Lo único que tenía que hacer era dar su opinión y dejar que algunos chicos la invitaran a un café con leche.

 

Una vez aprobado y cargado su perfil, esperamos ansiosos la respuesta. Para nuestra alegría, su perfil captó la atención de inmediato. En los primeros tres minutos, recibió visitas y el contador de visitas siguió subiendo rápidamente. Los correos electrónicos empezaron a llegar a raudales, una docena antes de irme a la cama. Aunque técnicamente esos mensajes no iban dirigidos a mí, fue estimulante sentirme deseada, aunque sólo fuera por cuestiones de ego ficticio.

 

En conclusión, mi experiencia como mujer guapa ha sido extraordinaria. La franqueza de los hombres, la emoción de ser deseada y la oportunidad de ayudar a Michelle en su búsqueda del amor han hecho que este viaje sea intrigante y cautivador.

 

Escort en Bogota
Escorts Bogota

Sorry, comments are closed for this post.