Cómo ser el cliente favorito de las chicas escorts Suba hoy

Aprenda la conducta correcta a la hora de tratar con una escort. Qué hacer y qué no hacer si quieres ser un gran cliente.

Pasos

Donde sea que encuentres a tus escorts Suba, investígala. ¿Tiene un sitio web, tiene anuncios de hace al menos 6 meses, tiene reseñas (aunque a algunas escorts no les gusta que las reseñen)? Busca en Google su nombre y número de teléfono o correo electrónico antes de ponerte en contacto con ella. Espere también que ella quiera investigarle por su propia seguridad; sea respetuoso y facilítele toda la información que necesite.

Sé puntual o avisa si vas a llegar más de 10 minutos tarde. A no ser que avises de un cambio de hora con mucha antelación, ten en cuenta que tendrás que pagar por el tiempo que hayas perdido. Si su cita de 60 minutos debía empezar a las 7 y usted llega a las 7:15, SALGA A LAS 8. Respete el tiempo y el horario de la acompañante y no se entretenga. Aunque la escort haya disfrutado de verdad del tiempo que ha pasado con usted, resulta molesto e incómodo si se queda más de lo previsto. Si quieres más tiempo, pídelo y, si te dice que sí, espera tener que pagar por ello a la tarifa previamente discutida.

Conoce el menú de antemano y no te desvíes de él. Las mujeres escorts utilizan palabras clave como CIM, griego, GFE, PSE… búscalas en Google antes de llamar o enviar un correo electrónico.

Nunca hables de actos sexuales ni de dinero. Besa a la chica o pídele que se ponga más cómoda. Si ella accede, ¡luz verde!

¡El dinero siempre primero! Si tienes que referirte a él en algún momento, llámalo regalo. Déjalo donde ella pueda verlo, o donde te hayan dicho de antemano, (a menudo junto al lavamanos del cuarto de baño).

Sé amable, trátala como a una dama y sé respetuoso. Es una persona real, no tienes por qué sentirte intimidado y, desde luego, tampoco debes sentirte superior.

No sientas que tienes que impresionarla sexualmente. Aunque noble y muy dulce, ella está ahí para ti. No te contengas al principio porque quieres durar para ella, esto a menudo termina en no ser capaz de terminar en absoluto. Lo que nadie quiere. Puedes cuidar de ella después si te gusta, pero tampoco la presiones.

Intenta leer sus señales. Es una mujer real con gustos y aversiones reales. No a todo el mundo le gusta que le hablen sucio o que le abracen después del coito. Sin embargo, a algunas les encanta.

No se ofenderá si tienes que irte justo después. Tanto si tienes que volver al trabajo como si no te apetecen las charlas y los mimos, haz lo que quieras. Ella disfrutará del tiempo libre. Si tienes una relación genuina o química, o si simplemente estás disfrutando de la compañía y de un descanso de la vida real, quédate todo el tiempo. De cualquier forma, ella estará contenta.

¡Deja propina! Deja siempre propina. No importa si son 20 mil o 500 mil pesos, dale propina a tu acompañante. A menos que haya sido terrible. Dar propina hace saber a la mujer que te ha gustado y que aprecias su tiempo y esfuerzo. Esto es especialmente importante si quieres volver a ver a la escort.

Pregúntele si quiere que le haga una reseña. En caso afirmativo, sea sencillo y no invente nada. Si dice que hizo algo que no hizo, otros clientes pueden esperar el mismo servicio en el futuro.

Sea siempre limpio. Muy, muy limpio. Si acabas de llegar del trabajo o lo que sea, date una ducha rápida en el lugar. No querrás que te conozcan como el “cliente sucio”.

Trae vino o un regalo. A las escorts Suba les encanta y, con suerte, serás el primero de la fila. El vino puede ayudar a que ambos esten relajados y cómodos, y es un buen lubricante social cuando tienes que hacer que toda la magia suceda en una o dos horas. Puedes preguntarle de antemano qué le gusta, ¡y no te olvides de las copas! Si conoces bien a la acompañante, quizá quieras hacerle regalos más personalizados, como lencería, joyas y perfumes.

Puntos extra si primero la invitas a una copa o a cenar (mientras a ella se le compensa por su tiempo con su tarifa habitual). Si realmente te gusta su compañía y puedes permitírtelo, es la mejor manera de hacerla sentir especial. Sin embargo, recuerda que está trabajando y no le pidas nunca que quede contigo gratis. Esa es una línea que ninguno de los dos debería cruzar.

Sorry, comments are closed for this post.