El recorrido de una mujer extraordinariamente despampanante

Desde muy joven tuve la suerte de poseer unos rasgos llamativos que cautivaban a quienes me rodeaban. Alta y esbelta, mi figura era envidiable, y mi pelo castaño oscuro y mis ojos marrones añadían un aire de misterio. La combinación de maquillaje, pestañas largas, tacones altos y vestidos elegantes me convertía en una fuerza a tener en cuenta, que dejaba a los demás boquiabiertos, muchas veces creían que era una chica escort de alto nivel. Sin duda, mi aspecto me abrió las puertas de varios campos, desde las relaciones públicas a la producción de noticias, pasando por la redacción, el reportaje e incluso la presentación de programas de entrevistas. Las oportunidades parecían llegarme sin esfuerzo, como si mi atractivo fuera una ventaja innegable.

Sin embargo, ser excepcionalmente guapa conlleva sus propios retos, sobre todo cuando se trata de otras mujeres. A lo largo de mi vida, me he enfrentado a la dura realidad de que muchas mujeres me guardan rencor por mi aspecto. Su animosidad me ha hecho llorar en numerosas ocasiones. Intentar entablar amistad con las mujeres a menudo se me hace cuesta arriba, como si fuera un hombre intentando ganarme su afecto. Es difícil ganarse su confianza, y su reticencia a tenerme cerca de sus maridos es palpable. La exclusión de las reuniones sociales sin ninguna explicación me hace preguntarme si creen que mi aspecto ya me ha otorgado suficientes ventajas.

Es como haber nacido en la riqueza; a la gente le cuesta creer que experimento el mismo dolor y los mismos retos que ellos. Este prejuicio está muy arraigado y es difícil de eliminar. Las mujeres competitivas, atractivas y adineradas siempre han mostrado animadversión hacia mí, cuando estuve en Bogotá Colombia de visita hace unos años me llegaron  decir que si yo era una de las chicas escorts Bogota VIP. En mi primer trabajo después de la universidad, me enfrenté a una conspiración orquestada por mis compañeras, que colocaron botellas de alcohol medio vacías en mi mesa para crear la ilusión de que bebía en el trabajo. Dos mujeres se obsesionaron con mi presencia y recurrieron a difundir mentiras para que me despidieran. Mis superiores me explicaron que el motivo eran los celos, derivados del desprecio que sentían por mi aspecto.

El amor también ha sido un campo de batalla para mí. Estuve prometida a un hombre que puso fin a nuestra relación por las habladurías de su cuñada. Ella le amenazó con cortarle la herencia si se quedaba conmigo, lo que provocó su desgarradora marcha. Parecía que su motivo era mantener su estatus de princesa de la familia y eliminar cualquier amenaza potencial. Incluso después de casarme con otro hombre, mi cuñada me planteó enormes problemas. Sigue excluyéndome de las vacaciones familiares y me ha bloqueado en las redes sociales. La resistencia que encuentro en otras mujeres a la hora de entablar amistad es, sin duda, uno de los inconvenientes de ser atractiva.

Durante mis años de juventud, ansiaba desesperadamente la amistad y aceptaba a cualquiera que me ofreciera compañía. Los hombres, en particular, resultaban ser amigos más leales. Sin embargo, mis novios solían afirmar que su lealtad estaba impulsada por el deseo de una conexión romántica. Parecía que las mujeres me dejaban, mientras que los hombres simplemente deseaban intimidad física. Esto me hizo cuestionarme mi identidad y dónde encajaba realmente. La única amistad pura que experimenté fue con un hombre gay que ni me envidiaba ni buscaba una relación romántica conmigo.

Aunque encontrar pareja nunca fue un reto, a menudo me aburría y seguía adelante demasiado deprisa. En retrospectiva, me doy cuenta de que muchos de esos hombres habrían sido excelentes maridos, padres y proveedores. Sin embargo, no supe reconocer su valía y descuidé esas relaciones. Mirando atrás, me pregunto qué me aportó realmente mi aspecto. Sin duda me abrieron las puertas de algunos trabajos y atrajeron a numerosos novios, pero ¿qué más?

Sorry, comments are closed for this post.